Salud de la tierra

La tierra sobre la que caminamos está viva. Es gracias a los organismos que habitan en la tierra que la materia orgánica y el aire se convierte en alimento y nutrición accesible para las plantas. Una tierra saludable también permite retener el agua de la lluvia y comunicar a las plantas entre sí.

Nuestro trabajo y energía está enfocado en incrementar la cantidad de materia orgánica, biomasa y microorganismos en nuestro suelo.